Movimiento Slow | Misitio

Movimiento

Slow

Filosóficamente estamos identificados con los valores y objetivos del Movimiento Slow, una tendencia cultural que desde 1986 se extiende por el mundo: desde Roma a Tokio, desde San Pablo a Pekín.

El propósito principal de este movimiento es ralentizar las actividades que forman parte de nuestra cotidianidad. Una filosofía del «más despacio» que apuesta por un modelo lento, más humano que privilegie  una vida en equilibrio, comenzando por la mente y continuando con nuestro cuerpo.

El eje vertebrador originario surgió en el campo gastronómico (Slow Food), y con el transcurso del tiempo amplió sus horizontes de influencia en la salud, el trabajo, la educación, el turismo, el sexo, la vida urbana.

Un estilo de vida  Slow  no implica una regresión romántica y anacrónica al ritmo lento  de vida de la era preindustrial, sino vivir en la multitemporalidad instrumentando estrategias y mecanismos para modular la velocidad en determinados espacios y momentos significativos de la vida cotidiana.